terapia infancia

La adolescencia es un periodo de cambios, de ajustes, de dificultades y de oportunidades, de descubrimientos, de búsqueda de nuevos límites etc. Resulta una etapa complicada a la vez que bonita, pues supone el paso intermedio entre la niñez y la edad adulta.

A veces resulta complicado acompañar a los adolescentes en esta etapa, puesto que, en ocasiones, el hecho de buscar su personalidad, sus ideas e intereses y su independencia hace que se enfrenten hasta lo que en ese momento se les ha pretendido enseñar, con lo cual se puede producir una lucha con sus padres, a los que muchas veces les cuesta realizar el ajuste que corresponde a esta nueva etapa.

En este periodo lo que más suele preocupar al adolescente es el ser aceptado por el grupo, de hecho muchos tienen auténtico miedo al rechazo, lo que les puede llevar a hacer cosas que realmente no desean hacer, o que, ni siquiera se detienen a pensar. Y es aquí donde radica la importancia de trabajar aspectos como la inteligencia emocional, que ahora paso a detallar.

Pero primero un apunte, que a veces es necesario, puesto que el ver a nuestros hijos/as alejarse de nosotros/as nos puede provocar dudas al respecto:. Tu hijo/a adolescente te sigue necesitando, pero esta necesidad ha cambiado, ya no depende de ti para aprender algo o para tomar una decisión. En este momento lo que quiere es dar pasos con autonomía. Así que tu acompañamiento se limita a indicarle que estás dispuesto/a a prestarle la ayuda que necesite y a esperar a que te requiera tal ayuda, así como has de estar pendiente de su comportamiento por si hubiese algo que puede precisar de tu acompañamiento y no te lo comunica.

Mucho ha cambiado el modo de educar a los niños. Hace no mucho tiempo se educaba por orden y mando de los padres. De manera que éstos imponían y los hijos acataban sin más.

Por suerte los tiempos han cambiado, aunque este cambio en la forma de educar, en muchas ocasiones, complica la labor a los padres, ya que la gran mayoría de los que hoy tienen que educar a sus hijos recibieron el tipo de educación que te comento anteriormente, y claro, ésto hace que se tenga que salir de los patrones de educación que conocían.

Resulta tan beneficioso el educar a nuestros hijos desde una crianza respetuosa que bien merece la pena que nos informemos para hacerlo correctamente para, así, facilitar el desarrollo personal, cognitivo, social y emocional de los niños.